Mandato

 

Antecedentes

En su resolución 56/138, aprobada en 2002, la Asamblea General de las Naciones Unidas solicitó al Secretario General que realizara un estudio a fondo de la cuestión de la violencia contra los niños, con arreglo a la recomendación formulada previamente por el Comité de los Derechos del Niño.

El estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños (A/61/299), dirigido por el experto Paulo Sérgio Pinheiro, abordó la violencia contra los niños en cinco ámbitos: la familia, la escuela, las instituciones alternativas de cuidado, los lugares donde los niños trabajan y las comunidades. En el estudio se hacía un llamamiento a actuar urgentemente a fin de prevenir todas las formas de violencia contra la niñez y darles respuesta y se presentaba un conjunto de recomendaciones estratégicas.

Con el fin de promover su difusión y garantizar un seguimiento eficaz de sus recomendaciones, en el estudio se hizo un llamamiento para nombrar un Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia contra los Niños.

En su resolución 62/141, de 22 de febrero de 2008, la Asamblea General solicitó al Secretario General que nombrara un Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia contra los Niños, al nivel más alto posible, por un período de tres años.

Nombramiento de la Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia contra los Niños 

 
El 1 de mayo de 2009, el Secretario General anunció el nombramiento de Marta Santos Pais (Portugal) como su Representante Especial sobre la Violencia contra los Niños. La Sra. Santos Pais tomó posesión de su cargo el 1 de septiembre de 2009.
 
La Representante Especial del Secretario General informa directamente al Secretario General de las Naciones Unidas, preside el Grupo de Trabajo Interinstitucional sobre la Violencia contra los Niños y colabora estrechamente con un amplio abanico de asociados, dentro y fuera del sistema de las Naciones Unidas.

El mandato quedó establecido por un período inicial de tres años. En noviembre de 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por consenso, sobre la base de un informe de la Tercera Comisión, la resolución 67/152 relativa la promoción y protección de los derechos del niño. En la resolución se recomendó que el Secretario General prorrogara el mandato de la Representante Especial sobre la Violencia contra los Niños por un período adicional de tres años y se decidió que el desempeño efectivo de su mandato y la sostenibilidad de las actividades esenciales de dicho mandato se financiaran con cargo al presupuesto ordinario a partir del bienio 2014-2015.

La Oficina de la Representante Especial está ubicada en Nueva York y forma parte de la Secretaría de las Naciones Unidas. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha creado un fondo fiduciario para facilitar las contribuciones financieras en apoyo de su mandato. 
  

Mandato

 
La Representante Especial actúa como defensora independiente a nivel mundial en favor de la prevención y eliminación de todas las formas de violencia contra los niños.

La Representante Especial establece vínculos y actúa como catalizadora de acciones en todas las regiones, sectores y entornos donde la violencia contra los niños puede registrarse. Su figura moviliza la acción y el apoyo político para mantener el impulso de su agenda y generar inquietudes renovadas acerca de los efectos perniciosos de la violencia contra los niños; para promover el cambio en los comportamientos y en la sociedad; y para lograr progresos efectivos.

El mandato de la Representante Especial se fundamenta en las normas de derechos humanos, y en consecuencia promueve la ratificación universal y aplicación efectiva de los principales convenios internacionales. La Representante Especial mantiene una estrecha cooperación con los organismos y mecanismos de derechos humanos, con los fondos, los programas y las instituciones especializadas de las Naciones Unidas y con las organizaciones regionales. Además, promueve la cooperación con las instituciones nacionales y las organizaciones de la sociedad civil, en particular las de niños y jóvenes.

La Representante Especial hace uso de estrategias de apoyo recíproco, en concreto mediante su contribución en reuniones decisivas a nivel internacional, regional y nacional; la determinación de buenas prácticas y experiencias en diferentes regiones, sectores y ámbitos; la organización de misiones sobre el terreno; y la promoción de estudios e informes temáticos.

Presentación de informes

La Representante Especial presenta informes de manera anual al Consejo de Derechos Humanos y la Asamblea General. Además de sus informes periódicos, la Representante Especial puede publicar informes temáticos sobre esferas clave que susciten una preocupación particular.