Prioridades generales

En 2020, la Representante Especial del Secretario General estableció objetivos estratégicos para mantener la promesa de proteger a la infancia contra la violencia, sin dejar a ningún niño atrás.

La protección de la infancia contra la violencia constituye el núcleo de la Convención sobre los Derechos del Niño y una obligación que los Estados Miembros tienen que cumplir. Con el inicio de la década de acción para alcanzar los ODS para 2030, las comunidades de todo el mundo se están uniendo para acelerar los esfuerzos para ello. Alcanzar los ODS contribuirá a reducir el riesgo de violencia en la vida de los niños y las niñas, y a dar respuestas eficaces a las víctimas que son niños. Al mismo tiempo, si no se alcanzan las metas de los ODS relacionadas con la violencia contra la infancia, especialmente la meta 16.2, se verá obstaculizado el progreso social y económico en toda la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. 

La celebración del 75º aniversario de las Naciones Unidas en 2020 ofrece una oportunidad única para generar un mayor impulso hacia la efectividad del derecho de todos los niños y las niñas a vivir sin violencia. La comunidad internacional debe garantizar que la infancia esté en el centro de estas deliberaciones y participe activamente en la toma de decisiones que conforman su mundo.

Nuestra estrategia para 2020

Nuestra visión: Todos los niños y las niñas viven libres de violencia 

Nuestra misión: Actuar como defensor mundial, independiente y de alto nivel para la promoción del derecho de todos los niños y las niñas a vivir libres de violencia 
Nuestras prioridades: 
1. Acelerar la aplicación de la meta 16.2 de los ODS y otros ODS relacionados 
2. Garantizar que todas las formas de violencia se incluyan en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible 
3. Amplificar las voces de los niños y las niñas

Acelerar la aplicación de la meta 16.2 de los ODS y otros ODS relacionados

Todos y cada uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible repercuten en la vida de los niños y las niñas de una manera u otra, y los factores que impulsan la violencia contra la infancia guardan relación con los entornos normativos de las esferas política, económica, social y cultural. 

La Oficina de la Representante Especial del Secretario General elaboró una nota informativa para ayudar a los Estados Miembros a preparar su examen nacional voluntario a fin de subrayar los estrechos vínculos entre los ODS y la eliminación de la violencia contra la infancia. En ella se alienta a los Estados Miembros a utilizar los exámenes nacionales voluntarios para informar sobre prácticas e iniciativas prometedoras que demuestren que la violencia contra la infancia puede prevenirse.

 

En 2020 la Oficina de la Representante Especial del Secretario General elaboró una Revision analytical de examens nacionales voluntarios 2020 para ayudar a los Estados MiembrosLa Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible incluye metas clave destinadas a poner fin a las diferentes formas de violencia contra la infancia, así como metas para abordar los factores que provocan la violencia contra los niños y las niñas. La pobreza, la desigualdad de género, el cambio climático y los desastres naturales, así como la discriminación social, aumentan la vulnerabilidad de los niños y las niñas a diversas formas de violencia, incluida la trata de personas.  Revision analytical de examens nacionales voluntarios 2020.

 

 

Agenda para la Acción en respuesta a la COVID-19

A partir del informe de políticas del Secretario General sobre el impacto de la COVID-19 en la infancia, el Grupo de Trabajo Interinstitucional sobre la Violencia contra los Niños de las Naciones Unidas elaboró una Agenda para la Acción, que se basa en los diferentes mandatos de las entidades implicadas y proporciona un marco de acción multisectorial sobre los derechos de la infancia.

La Agenda hace un llamamiento a la movilización enérgica de los Gobiernos, los donantes bilaterales y multilaterales, la sociedad civil y el sector privado a fin de: 

- salvaguardar los servicios de protección social, salud, educación y protección de la infancia; 
- garantizar que la infancia esté debidamente protegida y tenga la posibilidad de prosperar y alcanzar su máximo potencial cuando termine esta crisis; 
- alcanzar los objetivos y metas de la Agenda de Desarrollo Sostenible.